Mario

Nacido en Cádiz, de madre italiana y padre gaditano, a sus treinta y nueve años Mario Guerra es un arquitecto de éxito y reconocido prestigio soportado por un montón de premios y galardones, como el Premio Pritzker 2015 o el Premio Driehaus 2017. Sin embargo, eso no lo ha convertido en un prepotente engreído.

 

      Además de guapo y atractivo, es un hombre cortés, simpático, galante, respetuoso y comprensivo, sobre todo con la gente a la que quiere, por mucho que algunos lo saquen de sus casillas.

      Pero si hay alguien a quien él quiere de manera muy especial, esa es Beatriz Crespo, la hermana de sangre que nunca tuvo, pero del que se siente su hermano mayor de corazón, pues se conocen de toda la vida y durante el tiempo que duró su época universitaria incluso compartieron piso en Madrid. Y será a través de Bea como

conocerá Ana Morales, mientras supervisa el proyecto estrella de su carrera profesional en Roma. Una mujer que dejará una profunda huella en él, pero por la que no está dispuesto a hipotecar su corazón, ya que sus anteriores experiencias con el amor han sido… Bueno, decir «traumáticas» es ser generoso.

      No obstante, el destino tiene para él otros planes y, cuando su padre se retira de la vida laboral y él regresa de los Estados Unidos, donde trabaja, para hacerse cargo del Estudio de Arquitectura PTAH (Proyectos Técnicos de Arquitectura Histórica), junto con el cargo de director hereda a los clientes de su progenitor. Entre ellos, doña Fina Quesada, que enseguida le nombra fideicomisario de la rehabilitación y gestión de parte de su patrimonio.

       Por eso, a la muerte de doña Fina, no le quedará más remedio que ponerse en contacto con las legatarias del palacete del siglo XVIII que deberá gestionar y administrar, que para su desasosiego no son otras que su queridísima Beatriz y tres de sus amigas, entre las que se encuentra la mujer que conoció en Roma; una diseñadora de interiores que hará que su vida dé un giro de ciento ochenta grados, por mucho que él intente evitarlo refugiándose en su trabajo y en su pasión por las motos y el deporte.

Comprar