Beatriz

Beatriz Crespo es la mayor de las cuatro Tulipanes. Es una chica abierta, simpática y agradable y, aunque ella no quiera reconocerlo, algo tozuda. Independiente, de gran corazón y que se desvive por ayudar a sus amigos siempre que lo necesitan. 

Estudió en un internado la EGB y, al repetir quinto curso, conoció a las que se convertirían en sus amigas del alma.             Rápidamente, nació una amistad con Ana Morales, Gabriela Torres y Patricia Hensen. No eran un grupo calmado, pero ella, al ser la mayor, se erigió involuntariamente en líder del grupo por lo que también se llevaba la mayoría de los castigos. 

Es al comenzar los estudios de BUP cuando se cruza en sus vidas una profesora de Lengua y Literatura, doña Fina. Junto a esta conformarán el Club de Las Tulipanes, creado como un grupo de lectura a imagen y semejanza de la película El Club de los Poetas Muertos. 

 

U.jpg

Al acabar esta etapa escolar, ella y sus amigas emprenden caminos separados, pero se prometen estar siempre en contacto, algo que cumplirá principalmente con Ana, con la que siempre se sintió más afín. 

Con el objetivo de estudiar la carrera de Publicidad y Relaciones Públicas decide marcharse a Madrid. Allí, su amigo de la infancia, Mario Guerra, le allana un poco el camino para que pueda instalarse en la capital. A pesar de tener un año más que ella y estudiar una carrera distinta, jamás perdieron el contacto.     

Tras licenciarse en un segundo grado, Protocolo y Organización de Eventos, con unas magníficas calificaciones, comienza a trabajar en la empresa Antic World Grupo Creativo y se queda a vivir en Madrid. Allí se revela como una gran trabajadora, bien considerada por sus superiores, pero su sueño siempre ha sido tener su propia empresa. 

En el amor no le ha ido demasiado bien. Estuvo brevemente casada con Alejandro Ortiz, al que conoció en una discoteca de la capital española. Desde el comienzo, la unión no fue muy feliz, ya que tenían pocos puntos en común, incluso tenían amistades distintas. Se separaron dos años después, de mutuo acuerdo y cada uno siguió su camino por separado.     

LUCIA-CRESPO-(3).jpg

Durante mucho tiempo nadie ocupó su corazón y ella se centró en su trabajo y en su carrera.

Es una mujer trabajadora, que cautiva con su saber estar y con su manera de hablar. Es optimista, apasionada, alegre y sabe lo que quiere. No se amilana cuando la vida le presenta su peor cara. Y tiene un pequeño defecto que sus amigas no dejan de echarle en cara cada vez que se presenta la ocasión: no sabe tolerar el alcohol por eso, cuando se extralimita un poco, todo se puede esperar de ella.

Lucía 3.jpg
Comprar